639 208 003 |

Terapia en casa

Primera sesión gratuita y sin compromiso

Terapia Psicológica Sanitaria desde 32 €

Equipo multidisciplinar a tu disposición

Estás a un solo paso de sentirte mejor

¿Por qué las personas acudimos al psicólogo?

Por Laura Castellano Genovés, Psicóloga y redactora colaboradora de Terapiaencasa.es

Aunque ahora en menor medida que hace 20 años atrás… todavía ir al psicólogo sigue siendo algo extraño, todavía no se ha normalizado, con lo cual, buscar asistencia psicológica aún parece ser en muchos casos, un tema misterioso un tabú, algo que no podemos compartir y que incluso, podemos negarlo.

La creencia de que las personas que van al psicólogo están enfermas, se ha querido minimizar hasta erradicar por medio de la psicoeducación, con lo cual, como psicólogos seguiremos trabajando en ello.

Antes de entrar en tema, quiero aprovechar la ocasión para preguntarte… si no es saludable aguantar un dolor de cabeza o algún otro tipo de dolor físico, ¿por qué debemos aguantar un dolor emocional? ¿por qué debemos aguantar estar involucrados en relaciones dañinas? O, ¿por qué debemos conformarnos si podemos estar y sentirnos mejor?

Parece que aún no se entiende que acudir al profesional de la salud mental, significa lo mismo que ir al médico de cualquier especialidad, cuidar nuestra salud.

Foto de Sasith Mawananehewa en Pexels

Usualmente, las personas toman la decisión de ir al psicólogo a partir de la experiencia de un evento que puede ser detonante, esto quiere decir, que es esa gota que colma el vaso, el que le reafirma a la propia persona, que la situación está descontrolándose, o que, en efecto, ya lo ha hecho.

Esto quiere decir, que las personas suelen acudir al psicólogo cuando ya el malestar es insoportable y cuando deja de estar en control de la situación o al menos de percibirlo – evidentemente no todos los casos son iguales-.

Aunque los motivos por los cuales las personas suelen acudir a consulta, en su mayoría son algún tipo de trastorno afectivo, o enfermedad de base, hay veces que los motivos no están tan claros y se van descubriendo a lo largo de las sesiones, lo que se suele conocer es que la persona no se encuentra bien.

Como te podrás imaginar, hay tantos motivos como personas en el mundo que generan malestar, que se podrían englobar en dos tipos de factores, endógenos -propio o interno de la persona- y exógenos – que se ubican fuera de la persona, por tanto, no están bajo su control-.

Entre los factores endógenos podemos decir que la manera en la que recibimos la información de nuestro medio o la manera en la que nos afecta y el valor que le otorgamos a nuestras experiencias, son uno de los más importantes al igual que las creencias que vamos desarrollando.

Por su parte, los factores exógenos, siendo todo aquello que está fuera de la persona y que aún así afecta notablemente a la salud mental, como sería el ambiente laboral y el comportamiento de los demás.

No podemos controlar como se comportan los demás, pero sí podemos trabajar en lo que eso significa para nosotros y cómo nos afecta.

Adicionalmente, se mantiene la asociación de psicólogo-problema, lo que favorece a que las personas eviten buscar ayuda y así no afrontar esa sensación de tener “un problema”.

Quiero destacar que todas las personas nos enfrentamos a diversas situaciones con niveles diferenciados de dificultad y de afectación, sin embargo, son nuestras acciones al respecto y la valoración que hagamos de eso que vivimos lo que lo vuelve un problema o no, es decir, creer que tenemos un problema, es algo personal, es una concepción propia. No todas las vicisitudes deben convertirse en problema, eso está en nuestras manos y en la manera en la que vemos las cosas.

Observar una situación como problemática le confiere un plus de dificultad y lo aleja de nosotros, refuerza la creencia de que nos constará resolverlo; si esa misma situación lo vemos como un reto, automáticamente observamos como nos acercamos a ella, pasamos a tener mayor control de la situación y por tanto, de su resolución.

Hasta ahora, hemos comentado algunos motivos que suelen ser los principales a la hora de buscar atención psicológica y los cuales están asociados a malestar, a enfermedad y/o diversos aspectos negativos.

Sin embargo, hay muchos otros motivos positivos por los cuales podemos acudir también al psicólogo, es decir, la función del psicólogo no se reduce en ayudarte a resolver problemas o aliviar un malestar, con lo cual busca ayuda psicológica también:

Y, sobre todo, Si quieres dejarte de ver como el enemigo, busca ayuda psicológica.

Foto de Alex Green en Pexels

Quizás es que estamos tan “Cuerdos” como para afrontar nuestra vida y responsabilizarnos de lo que ocurre en ella…

Si consideras que tienes alguno de los motivos que hemos hablado en este artículo o tienes algún otro, no dudes en acudir a los profesionales de Terapiaencasa.es. Recuerda, todos tenemos cosas en las que trabajar, ¡eso es lo normal!

Quieres conocernos o usar nuestros servicios contacta con nosotros a través de:  info@terapiaencasa.es o dale a contacto.

Para consultar mi perfil o el perfil de mis compañeros/as ve a psicólogos online

Si quieres leer más artículos de nuestro blog. Te recomendamos los artículos «¡Necesito terapia urgente!» y «¿Terapia psicológica presencial u online? ¿Cuál es la mejor opción?».

Síguenos en nuestro canal de youtube, te añadimos uno de nuestros vídeos (y suscríbete, qué es gratis y nos estarás apoyando!!) :

Fotos cedidas gratuitamente por pexels:

Foto de Sasith Mawananehewa en Pexels

Foto de Alex Green en Pexels

Empieza el cambio
Reserva tu cita gratuita